InspireU Julio 12, 2017 0

Laura

Mi viaje a Nepal fue increíble. No hay un solo rincón del país que no me conmoviese: sus gentes, las ciudades y pueblos, los templos y sobretodo sus montañas. Alguno de mis mejores recuerdos son de allí, en la ruta de los Anapurnas. Tuvimos la suerte de conocer a Berta y a su equipo. Ella conoce bien el país, sus costumbres y transmite su pasión por el lugar a cada paso. Con ella decidimos ir al Poon Hill, haciendo parte de la ruta de los Anapurnas. Además de andar por parajes increíbles aprendimos a saludar a los lugareños y a compartir con ellos grandes momentos. Durante nuestra estancia en los albergues no fuimos simples huéspedes sino que siempre encontró el modo de conocer un poquito más a las gentes del lugar. Aprendimos a cocinar momos en una de las estancias durante el trek, pasamos el tiempo observando las gallinas con un porteador que vestía una camiseta de Britney Spears y escuchamos las historias de otros guías autóctonos que contaban anécdotas de sus aventuras por las montañas. Nos enseñó a quitarnos las sanguijuelas de los tobillos y a superar los momentos difíciles del camino cuando las lluvias del monzón convirtieron los caminos en pequeños ríos. Cada dificultad se convertía en un reto a superar. Una experiencia absolutamente inolvidable que espero poder repetir en breve.

 

Tags:

Escribe un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.